La zaragozana Raquel Carriedo, una de las mejores jugadoras españolas con un sobresaliente palmarés, tomará parte en la segunda prueba del Banesto Tour 2012 que se celebrará del 18 al 21 de abril en el Club de Golf La Peñaza, en Zaragoza. El torneo se decidirá a 54 hoyos y será puntuable para ambos circuitos, Banesto Tour y Letas-Ladies European Tour Access Series.

raquel carriedo

Raquel finalizó el año pasado en lo más alto del Ranking del Banesto Tour protagonizando una sólida temporada: después de lograr varios Top ten se proclamó campeona de la Final en Villaitana, sumando un nuevo triunfo; en 2010, en su segunda participación tras seis años sin competir, se impuso en el torneo celebrado en Pedreña.

La jugadora aragonesa ostenta cuatro títulos del Ladies European Tour (2001: Open de Taiwán, Open de Suecia y Open de Irlanda; 2002 Tenerife Ladies Open); fue número uno del Orden de Mérito en 2001; formó parte del equipo europeo de la Solheim Cup en las ediciones del 2000 –se disputó en Escocia con victoria para Europa- y 2002 –Estados Unidos venció en Minnesota-; en 2003 obtuvo la tarjeta del Circuito Americano, y al año siguiente dejó de competir para formar una familia.

Tras seis años apartada de la carrera golfística por voluntad propia, Raquel se rencontró con la competición gracias al Banesto Tour celebrado en La Peñaza en 2010. Pepe, su marido, la sorprendió inscribiéndola en aquel torneo, sin que ella lo supiese, y además le hizo de caddie. La campeona, agradecida, le ha dedicado sus dos títulos: “Pepe me animó a competir y, gracias a él, he vuelto a sentir el gusanillo”.

Raquel Carriedo y el abogado José Luis Royo habían sido compañeros de colegio, se perdieron la pista, y al cabo de los años volvieron a encontrarse por casualidad; en 2004 se casaron y han tenido dos hijos, Arturo y Diana. Actualmente, la campeona compagina su participación en el Banesto Tour -con Pepe siempre haciendo de caddie- con la enseñanza, impartiendo clases de golf en el Pitch & Putt de Las Ranillas, en Zaragoza.

Dejar respuesta