Realizar actividad física de manera habitual significa, además de entrenamiento, prestar especial atención a la alimentación. Los deportistas de élite necesitan que su organismo cuente con la energía, los carbohidratos y las proteínas suficientes para desarrollar su actividad y la quinoa es un pseudocereal perfecto gracias a su alto valor nutricional.

Tradicionalmente, la quinoa había sido un alimento consumido por campesinos de los países de donde procede, Perú y Bolivia, pero su exportación a otros continentes, como Europa, la incorporó a dietas en cuyo origen no estaba.

Hay que tener en cuenta que este alimento tan rico no era habitual en países como Estados Unidos, Holanda o Alemania, pero su demanda ha crecido en los últimos años gracias a la globalización. Según el último informe sobre las tendencias y el consumo de quinoa de 2014 de la Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas (FAO), el volumen de exportaciones de quinoa de Bolivia dirección Holanda, tercer consumidor con mayor consumo por persona de este pseudocereal, se ha multiplicado por ocho en tan solo doce años.

El principal uso de este producto es alimenticio, aunque también puede ser utilizado con fines cosméticos, medicinales o farmacéuticos, y la variedad de combinaciones que permite es infinita. El grano de este pseudocereal puede ser tostado, molido o incluso transformado en harina, y puede ir acompañado de pollo, queso o setas. La quinoa con calabacín, con tofu o con calabaza es otra de las muchas posibilidades que ofrece y también se puede consumir en forma de sopa o con arroz.

Entre los muchos beneficios de la quinoa destaca su alto contenido en fibras, que la hace fácil de digerir, su alto contenido proteico y la escasa formación de grasas que provoca al organismo. La ausencia de gluten la convierte en un alimento apto para celíacos y el magnesio que contiene ayuda a relajar las paredes de los vasos sanguíneos, aspecto que la hace muy atractiva para aquellas personas que padecen migrañas o dolor de cabeza habitual.

Su bajo índice glucémico, sumado a los minerales, proteínas e hidratos de carbono que incorpora, la convierte en un alimento muy atractivo para deportivas y para aquellos que quieren seguir una dieta adelgazante. Todos estos factores fueron los que convirtieron la quinoa en mejor alimento del año 2013 de la ONU.

 

 

 

Dejar respuesta