Para poder ganar un partido, no solo es importante contar con buenos jugadores, sino que también hay que planificar una buena estrategia en el campo. Pero hay otra parte fundamental durante el partido: y es evitar las expulsiones. Para sorpresa de muchos, esta última edición de la Liga Santander es la Liga con menos expulsados del siglo.

Solo 11 tarjetas rojas desde que se inicio la temporada

Parece que los colegiados se lo están tomando con calma este año en la Liga Santander, ya que en lo que se lleva de temporada, un total de siete jornadas, solo han sacado 11 tarjetas rojas. Una rebaja más que considerable si se compara con otras campañas a estas alturas del calendario. Desde que se inició la Liga, esta se convierte en la edición con menos expulsados hasta la fecha.

El record negativo del siglo XXI fue en la temporada 2006-07, con un total de 39 expulsiones durante las primeras 7 temporadas. En aquella temporada, los árbitros mostrados 19 rojas por doble amarilla y 20 directas. En lo que se lleva de temporada, se han registrado 7 rojas por doble amonestación y tan solo 4 directas.

Aunque algunos dirían que ha habido 12 expulsiones si se cuenta con la del donostiarra Zubeldia en el partido de la Real Sociedad contra el Valencia en la sexta jornada. No obstante, Competición admitió las alegaciones realizadas por la Real contra la primera de las dos tarjetas amarillas mostradas, por lo que la expulsión se anuló. Aún contando con esta última, esta temporada se convierte en la más limpia de la historia, de mostrando que los jugadores han tomado la decisión de realizar un juego más limpio sobre el campo. Aunque, claro, todavía no se han realizado los “clásicos” más importantes, en los que la tasa de tarjetas suele aumentar considerablemente.

Dejar respuesta