Cuando se práctica un deporte con cierta frecuencia, la nutrición juega un papel muy importante. El objetivo de la nutrición deportiva es el desarrollo pleno de las capacidades deportistas, permitiendo rendir al máximo y recuperar energías tras haber realizado una actividad física.

Deben consumirse una variedad de alimentos

No todos los deportes tienen el mismo desgaste físico. Una persona que corra todos los días necesitará nutrirse más que una persona que practique golf. No obstante, en la nutrición deportiva se establece una serie de alimentos básicos que toda persona que realice una actividad física debe tomar:

  • Alimentos en los que predominan proteínas: Estos son los alimentos que favorecen la formación y fortalecimiento de los tejidos, tales como la leche (y todos sus derivados), pescados azules, carne blanca y, sobre todo, incluir en la dieta huevos.
  • Alimentos que aportan calorías: Son los conocidos alimentos energéticos que aportan hidratos de carbono y ayudan a regular el organismo. Principalmente estos nutrientes están presentes en las frutas y frutos secos, pero también en legumbres y la patata.
  • Alimentos que aporten vitaminas y minerales: Es necesario aportar al cuerpo minerales como el calcio, hierro o vitamina B para regular el organismo, por lo que hay que incluir en la dieta verduras, hortalizas y frutas.

Si una persona que practique deporte come poca variedad de alimentos, o que pertenezca solo a uno de estos grupos, estará poniendo en riesgo su salud por un déficit nutricional, lo que puede acabar en un paro cardíaco o problemas en las articulaciones por retención de líquidos.

Hay que controlar las porciones de comida

Al día, un deportista necesita una dieta que aporte de 2.000 a 2.500 calorías al día, lo que favorece un peso corporal saludable. Durante cualquier actividad física, el cuerpo quema calorías que luego deben ser sustituidas con los alimentos que se ingieren, sino con el paso del tiempo irá sufriendo las consecuencias que podría perjudicar a su rendimiento durante el ejercicio y a su capacidad de reacción.

La cantidad de comida juega un papel fundamental en la nutrición durante el ejercicio. Si una persona consume muchos alimentos poco antes del ejercicio, esto podría provocarle un corte de digestión. Por el contrario, si consume poca cantidad, la persona no recibirá los suficientes nutrientes en su organismo y acabará desmayándose por la falta de energía. Lo ideal es repartir raciones en cinco comidas al día, siendo muy importante que los alimentos con hidratos de carbono se tomen antes del ejercicio a realizar. ¿El motivo? Los hidratos de carbono son energía para el organismo. De consumir pocos hidratos de carbono el deportista se cansará enseguida y no pondrá rendir en sus entrenamientos.

La hidratación juega un papel muy importante

La hidratación es indispensable durante la práctica de una actividad física. Una buena hidratación permite un buen equilibrio y el funcionamiento del ejercicio. Se hidratan las células del cuerpo, lo que permite recuperar algo de energía. Por eso, durante toda actividad física es bueno beber en intervalos de 10 a 15 minutos, para recuperar algo de energía. No es bueno dar largos sorbos. Lo mejor es que sean pequeños, pues el consumo descontrolando de líquidos durante una actividad física puede ser perjudicial.

Llevando a cabo una buena nutrición, se obtienen mejores resultados. Por el contrario, llevar a cabo una mala nutrición solo será perjudicial para el organismo; por ejemplo, si una persona hace al día una hora de ejercicio, pero durante el día solo consume alimentos con grasa y muchas calorías, su peso aumentará por mucho ejercicio que haga. Lo mejor es una nutrición variada, saludable y con una actividad física moderada.

Dejar respuesta