Este jueves expira el convenio laboral actual que ha regido en los últimos cinco años en las Grandes Ligas de Beisbol y hasta ahora no se había logrado llegar a un nuevo acuerdo entre los jugadores y los equipos. Nadie quería una huelga en este deporte y es que desde la última que hubo en 1995, hace más de 20 años, el beisbol es el deporte de los tres más destacados en Estados Unidos que ha gozado de una ‘buena’ salud laboral y no ha sufrido parones debido a las huelgas.

Se trata de una empresa que mueve alrededor de 9.500 millones de dólares y nadie quiere hacerla estallar. Rob Manfred que en el último acuerdo negoció en representación de los dueños, es ahora el comisionado. Considera que los controles en vigor que controlan el mercado de jugadores extranjeros no son eficaces, y además se mostraba partidario de un draft internacional que cubra a residentes fuera de Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico. Sin embargo, la Asociación de Jugadores (MLBPA) se mostraba reacia a aceptar estor términos.

Mediante un comunicado de prensa, el comisionado ha anunciado que se ha llegado a un acuerdo, horas antes de la expiración del antiguo. Todavía no se ha firmado y aún hay que redactar gran parte de las condiciones pero tanto los dueños de los equipos de las Grandes Ligas como la Asociación de Jugadores parecen haber llegado a un consenso.

“Tenemos un acuerdo en los puntos básicos, aunque aún no está firmado”, recalcan y añaden que siguen “afinando algunos detalles. Entre las cosas más importantes es que no habrá un draft internacional como temieron muchos en la industria”.

Las anteriores huelgas

Las dos últimas huelgas que acaecieron en la liga de beisbol tuvieron lugar en los años 1972 y 1994. La huelga de 1972 fue la primera huelga general de este deporte y apenas duró dos semanas.

En la huelga de 1994 se dio el parón más largo conocido en la historia de este deporte y  de hecho la única ocasión en la que no se llegaron a jugar las Series Mundiales. El parón duró cerca de 9 meses y supuso unas pérdidas enormes para los equipos.

Dejar respuesta